5.10.10

Salsa de tomate casera (a la menta)





¿Os acordáis de mi visita al campo de Arturo y Juanita? Os lo contaba hace un par de meses. A lo mejor si os refresco la memoria con esta foto...







Si es que esos tomates no se podían aguantar de lo buenos que estaban. Unos pocos los comí picaditos, y con otros hice salsa de tomate casera deliciosa. Era la primera vez que hacía salsa de tomate y me ha encantado el resultado. Está claro que la volveré a hacer. Juanita me dio también buenas ramas de menta, con la que aromaticé esta salsa de tomate.



INGREDIENTES (cantidad: el bote de la foto):

  • Un kilo de tomates maduros (ecológicos y recién cogidos de la huerta mejor que mejor)
  • Una cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 40 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • Una cucharadita de sal
  • Una cucharada de azúcar
  • 10 hojas de menta





PREPARACIÓN CON THERMOMIX:

  • Pelamos los ajos. Pelamos la cebolla y las cortamos en cuartos. Metemos ajos y cebolla en el vaso y ponemos 7 seg. vel. 5.
  • Bajamos restos con la espátula, añadimos aceite de oliva y programamos 7 min., temp. varoma, vel. 2.
  • Lavamos los tomates, les quitamos el culo y las imperfecciones que tenga y los cortamos en cuartos. Lavamos las hojas de menta.
  • Agregamos los tomates, la menta, el azúcar y la sal, y dejamos hacer unos 30 min, temp. varoma, vel. 2. con el cestillo arriba en vez del cubilete para que no salpique.
  • Trituramos 5 seg. vel. 4.
  • Ponemos otros 5 min., temp. varoma, vel 2.
  • Vertemos en botes de cristal. Dejamos enfriar y tapamos.


Si queremos preparar la salsa de tomate para conservarla utilizaremos botes medianos de la misma altura con tapas que cierren perfectamente. Los esterilizamos en una olla con agua hirviendo durante 20 minutos. Los secamos en el horno a muy baja temperatura (50º o menos), embotamos la salsa hasta el borde y cerramos muy bien con las tapas. Ponemos boca abajo durante 24 horas para hacerles el vacío. conservadas en un lugar fresco y seco pueden durar hasta seis meses.



PD: De salud mejor no hablamos, prefiero sonreir en estos ratos de lucidez, y mostraros mis receticas pendientes.


¡Muchos besos a todos!