5.2.18

Tarta de queso y calabaza (sin azúcares refinados)



Como podéis ver en mis últimas publicaciones, mi tendencia reposteril se está encaminando a eliminar el azúcar refinado. Pos supuesto no soy una persona extremista y si tengo que hacer y comer un dulce con azúcar refinado no tengo ningún problema. Pero intento que cada vez sean más sanos y nutritivos.

Otro ejemplo es esta tarta de queso y calabaza que es UNA PASADA DE RICA. Un equilibrio estupendo entre el sabor y la textura de los dos principales ingredientes. 

¿Y el sabor dulce? De la propia calabaza asada y en los dátiles. 
¿Base de galletas industriales? Nanai, con almendra molida, coco y dátiles se consigue una base de 10.




TARTA DE QUESO Y CALABAZA (SIN AZÚCARES REFINADOS)

Molde utilizado: redondo desmontable de 16 cm. de diámetro

INGREDIENTES:

Para la base:

  • 30 gr. de almendra molida
  • 30 gr. de coco rallado
  • 5 dátiles

Para el relleno:

  • 2 huevos
  • 400 de calabaza asada
  • 200 gr. de queso de untar
  • 7 dátiles
  • 85 gr. de leche
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de vainilla en pasta
  • Una pizca de sal




PREPARACIÓN TRADICIONAL:

  • Para la base, hidratamos los dátiles cortaditos cubriendo de agua durante unos 10-15 minutos. Escurrimos. Trituramos junto a la almendra molida y el coco rallado.
  • Forramos la base del molde con papel vegetal y extendemos la mezcla anterior. También cubrimos la parte de fuera de la base del molde con papel de aluminio (para que el relleno no se salga y también no se llene de vapor)
  • Para el relleno tenemos que tener asada y fría la calabaza. Para asarla, pelamos y cortamos en trozos medianos y horneamos a 200º hasta que esté tierna. Dependiendo del tamaño de los trozos puede ser 20-30 minutos.
  • También es conveniente tener remojados los dátiles cortados en la leche durante un par de horas. Después trituramos hasta que se haga una pasta.
  • Batimos todos los ingredientes del relleno muy bien y vertemos encima de la base del molde.
  • Precalentamos el horno a 170º con un cuenco con agua en la base del horno.
  • Metemos la tarta sobre la rejilla y horneamos durante 45 minutos aproximadamente. Comprobamos con una aguja o cuchillo.
  • Cuando esté hecha, apagamos el horno y dejamos la tarta dentro unos 10 minutos con la puerta entreabierta.
  • Después, sacamos la tarta del horno y, cuando esté a temperatura ambiente, metemos en la nevera cubierta por encima con papel film.
  • Desmoldamos cuando esté fría y mejor cuando se vaya a servir.
  • La crema que tiene por encima la primera foto es la misma que la de la tarta de zanahorias sin azúcares refinados, de la cual tenéis la receta aquí.